RTN NOTICIAS
Finaliza a las 07:00PM

Ruperta, la elefanta que simboliza la crisis venezolana

Caracas (dpa) - A Ruperta le flaquean las piernas. Hace un par de semanas era poco más que hueso y pellejo, pues, según veterinarios venezolanos, había perdido casi 2.000 kilos. Las imágenes de la elefanta dieron la vuelta al mundo, para desgracia del Gobierno bolivariano. Ruperta se convirtió en un asunto de Estado.
Desde entonces, el paquidermo de 47 años ha vuelto a ganar algo de peso. Pero su caso ejemplifica lo absurdo de las múltiples crisis que vive el país con mayores reservas petroleras del mundo. Y es que no es fácil encontrar a un conductor que se atreva a ir al zoo Curicuao, situado en uno de los barrios más peligrosos de Caracas.

En tiempos de crisis, la vida aquí no vale mucho, a uno se la pueden quitar por una simple cámara de fotos. El parking del zoológico se ha llenado de maleza, sólo hay cuatro vehículos aparcados. A la entrada no hay taquilla, sólo carteles oxidados y basura. No se ve un alma en este escenario tan poco atractivo para una visita con niños.

La inseguridad, la falta de alimentos y las teorías conspiratorias del Gobierno de Nicolás Maduro convierten este zoo de 630 hectáreas en un espejo del drama venezolano. Dos búfalos sin fuerzas yacen perezosos al sol, observados por centenares de buitres. Uno de ellos se ha colocado directamente al lado del mamífero, esperando paciente el botín.

Por el recinto se mueven también un par de agresivos monos, totalmente desnutridos. Los árboles están pelados; la hierba, marrón. No se ve casi a nadie. Hay un bisonte cubierto de suciedad, esquelético, que apenas logra tenerse en pie. Y ante semejante panorama se divisa la zona en la que habita Ruperta, la elefanta africana.

Cuando sus instantáneas dieron la vuelta al mundo, hace unas semanas, la oleada de indignación por su triste estado llegó, entre otros, hasta la hija de Michael Jackson Paris. "Es inhumano", tuiteó. Según los veterinarios venezolanos, la falta de alimento y una grave diarrea fueron la causa de su pérdida de peso. Para la oposición, es una prueba del colapso del país tras 18 años de "socialismo del siglo XXI".

El hogar de Ruperta es un terreno triste. La elefanta se apoya sobre su trompa cuando de repente, aparece como de la nada un hombre joven, vestido de amarillo. Se trata de Guillermo, representante de la fundación La esencia de lo posible. Según afirma, "todo lo de la desnutrición es falso". En su opinión, "se está intentando instrumentalizar políticamente la historia de Ruperta". Y entonces, ¿por qué esa drástica pérdida de peso? "Problemas con el hígado", sostiene.

Tras darse a conocer el drama de la elefanta, decenas de ciudadanos y artistas reunieron comida y la llevaron al zoo. Pero éste lo rechazó: sería reconocer que el paquidermo no tiene suficiente alimento. Un elefante come de media unos 40 kilos por día.

La inflación y la mala gestión han hecho que Venezuela colapse. Maduro, que gobierna con mano de hierro, criticaba en su programa de televisión del "show de las redes sociales" para "desmoralizar a la gente y a los niños" con el caso Ruperta. La "muy querida elefanta" ya está "en una edad bastante avanzada", indicó a comienzos de abril.

El biólogo Alex Fergusson, profesor de la Universidad Central de Caracas, ha hablado con veterinarios que conocen el caso de Ruperta. "Un claro cuadro de desnutrición", afirma. En su opinión, ejemplifica cómo en el país que una vez fue el más rico de Sudamérica hoy reina el hambre. "Alrededor de 4.000 niños mueren al año por desnutrición", afirma.

Además, el argumento de la edad no tiene sentido: un elefante puede vivir hasta 80 años. "Uno ya no sabe si reír o llorar". Y hace recuento: en el país con más petróleo del mundo falta gasolina. Venezuela tiene gigantescos acuíferos, pero en muchas zonas no hay agua; posee las mayores reservas de pino del Caribe, pero casi no hay papel. Y es uno de los países con mayor diversidad de especies, "pero hoy en día incluso los elefantes se mueren de hambre en el zoo".
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba