MÚSICA NACIONAL VARIADA
Finaliza a las 01:00AM

Cuba intenta atar el deshielo con EEUU antes de que llegue Trump

La Habana, 18 ene (dpa) – La incertidumbre sobre cuál será la política hacia la isla del republicano Donald Trump una vez ocupe la Casa Blanca ha acelerado la firma de acuerdos entre Cuba y Estados Unidos con el objetivo de "dejar atada" la política de deshielo impulsada por el presidente estadounidense Barack Obama.

"La presidencia de Donald Trump es una incertidumbre para los propios estadounidenses, asi que también lo es para los asuntos de política exterior", afirmó a dpa el académico cubano Arturo Lopez-Levy de la Universidad de Texas.

Trump ha mantenido discursos contradictorios sobre Cuba. Durante la campaña electoral, primero respaldó la política de deshielo con la isla realizada por Obama aunque consideró que podría haber sido negociada con mayores ventajas para Estados Unidos.

Según avanzó la campaña, Trump endureció su discurso especialmente tras su paso por Miami, donde se concentra la mayoría de la comunidad cubanoamericana, y prometió una política de firmeza frente al Gobierno cubano.

"Nuestro gobierno hará todo lo posible por que el pueblo cubano pueda finalmente iniciar su viaje hacia la prosperidad y la libertad", escribió Trump tras el fallecimiento de Fidel Castro, el 25 de noviembre.

"Es muy probable que la política de Trump hacia Cuba tenga una sombrilla de hostilidad contra Cuba bajo la cual se manifiesten muchas contradicciones", afirmó a dpa Lopez-Levy.

El Gobierno cubano ha preferido no responder públicamente a los mensajes de Trump y ha mantenido una línea diplomática basada en esperar cuales serán sus primeras acciones concretas hacia Cuba.

"El respeto ha sido la clave del éxito y de los resultados que hemos podido obtener y mostrar a todos los interesados. Esa es la disposición de Cuba", señaló Josefina Vidal, directora de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano.

Entre las últimas medidas aprobadas la más sorpresiva fue la decisión del presidente estadounidense Barack Obama de eliminar la normativa de "pies secos, pies mojados" que permitía la entrada ilegal de los cubanos que tocasen territorio estadounidense.

La eliminación de esta política creada por Bill Clinton en 1995, tras las crisis de los balseros cubanos, era una antigua reivindicación de La Habana.

Para respaldar los últimos acuerdos viajó esta semana a La Habana Ben Rodhes, el asesor adjunto de seguridad nacional del presidente Obama y uno de los principales impulsores del deshielo por parte estadounidense.

Rodhes presenció la firma de un acuerdo de cooperación en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y los delitos cibernéticos, entre otros importantes aspectos para la seguridad de ambos países.

La firma del acuerdo de cooperación antiterrorista que contempla el intercambio de información fue histórico teniendo en cuenta que Estados Unidos tan solo sacó en 2015 a Cuba de la lista de Estados que apoyaban el terrorismo, en la que figuraba desde 1982.

Pero también consolida la línea empleada por Cuba para argumentar la necesidad de los acuerdos porque beneficiaban a la seguridad nacional del propio Estados Unidos y no eran un "entreguismo" con las autoridades cubanas como criticaban algunos elementos del exilio anticastrista de la Florida.

La defensa del medio ambiente ha sido una de las aéreas en las que más han podido avanzar con frecuentes encuentros de expertos sobre fauna marina o preservación de especies en peligro de extinción.

Recientemente ambas partes firmaron un convenio para la prevención de los derrames de petróleo en el Golfo de México que busca la coordinación "para la respuesta inmediata y eficaz" ante sucesos de contaminación y reducir al mínimo los daños que puedan causar a los ecosistemas marinos y costeros.

Todo lo avanzado durante la administración Obama puede ser revertido legalmente por Trump una vez ocupe la Casa Blanca dado que las reformas se basan en órdenes presidenciales.

"La pregunta es si es reversible políticamente", señaló a dpa Lopez-Levy quien consideró que "es muy difícil pensar que la administración Trump vaya a revertir los acuerdos de cooperación con Cuba referidos a temas de seguridad nacional".

Valora este artículo
(1 Voto)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba